martes, 24 de enero de 2012

Ya no sobramos...




Nos evaporamos con tibios días de verano

Nos derretimos con helados goteando añoranza

Involuntariamente en la aspereza del líquido asfalto

Se hunden lágrimas ácidas y desecadas

El junco frágil moribundo se desmaya

En los cauces llenos de nuestras inquietudes…

Nos disipamos con sombras vacías

En noches interminables y alegrías fingidas

Vadeando en busca de esperanzas nubladas, apacibles

Arrastrándonos en bosques encendidos

Hasta que ya no sobramos uno para el otro…




Escrito en Letón 2005, traducido 2012


(Foto: Claudia Wycisk)




No hay comentarios:

Publicar un comentario