martes, 22 de diciembre de 2015

Antes que nada...



Estas palabras están escritas con tinta viva,
Con lágrimas, risas y sangre.
Revelan el camino a una tierra desconocida,
Que existe entre los mundos visibles.
Su entrada está cerrada con una llave de oro,
La que yo te regalo, ya puedes entrar...

¡Pero cuidado! Sólo podrás ver
Lo que te gustaría ver,
El resto permanecerá oculto a tus ojos.
Cuanto más tu corazón quiera explorar esa tierra,
Más colorido descubrirás.
Todo lo que tocas se transformará en dos cosas:
Cristal transparente de ámbar o ceniza,
Depende de tu corazón.
Las brillantes piedras esparcidas en el viento
Se convertirán en alegrías,
La ceniza – en lágrimas; tuyas y mías.
No podrás tomar nada de esa tierra con fuerza,
Sólo lo que te seguirá por voluntad propia.
Tampoco podrás nada acarrear
Sólo para un fin deseado se abrirá la puerta.
Lo más importante es que no pierdas la llave ni el manual,
Porque estas líneas están vivas
Y cada día puede cambiar su significado. 

2012


(Imagen del archivo personal)