sábado, 26 de diciembre de 2015

Vendí mi alma



Vendí mi alma            a los bosques
Por un puñado de       piñas de abeto
Sucedió  al atardecer  que  ya no  recuerdo
Las sombras empezaban a volverse misteriosas
Firmé en un tronco rugoso con sangre de hiedra
Un búho ululó desde el corazón del matorral
El musgo olía a crepúsculo y hojas perennes
Resonaban mil verdes latidos diferentes
Escuchaba las copas de los árboles
Susurrar secretos eternos 
en    mis    manos 
En mis entrañas
de serbal
... 


2015


Imagen: M0THart